Multimedia

Facebook

Twitter

Facebook Twitter RSS

“¿Qué se necesita para ser Empresario?”

26/09/2011 | 05:00 pm

Por: Jesús Soto

    Desde el año 750 A.C se hizo popular en el mundo el viejo adagio que decía: “Todos los caminos conducen a Roma”, lo que equivale a decir que hay siempre un buen número de alternativas para llegar a un mismo final.    

 
    En el mundo empresarial podríamos decir que tal adagio podría  ser válido, sin embargo, el paradigma colectivo o común establece todo lo contrario, las estadísticas de medición nos arrojaron que el 88% de los entrevistados afirman que el camino más importante para levantar una empresa es aquel camino asfaltado de dinero; según nuestros encuestados para ser empresario se necesita una autopista de capital.   

    A pesar de estos contundentes resultados, debemos responsablemente aclarar ciertas cosas que contradicen a este poderoso 88%. Nuestros estudios y análisis demuestran que el colectivo está errado, las grandes empresas no necesariamente se construyen con condiciones óptimas, apoyadas de una gran inversión.
   
    El capital económico pareciera ser el factor de mayor importancia para la construcción de una empresa, sin embargo existen otros factores que de conocerse y utilizarse en la forma adecuada, podrían hacerle llegar a desarrollar una empresa con éxito.
   
    Sí, efectivamente, existen elementos que consideramos mucho más  importantes, valiosos y poderosos para llegar a ser un empresario.
   
    No pretendemos afirmar absolutamente que usted puede levantar una empresa sin ningún capital económico,  de hecho toda persona que quiera, pretenda o considere la posibilidad de ser empresario, deberá contar con el capital mínimo indispensable para ello, sin embargo estimado lector, si cree que lo único y más importante para ello, es el dinero, seguramente su proyecto (empresa) nunca se podrá concretar.

    Para ser empresario se necesitan características que no tienen valor monetario pero son mucho más valiosas.
   
    Estas características  no tienen costo económico pero poseerlas le puede dar la posibilidad de desarrollar una gran y sólida empresa.
   
    Antes de descifrar estos elementos, debemos aclarar la diferencia entre un comerciante y un empresario, ¿la conoce?
   
    Si la conocía estupendo, si no tiene clara su diferencia déjeme decirle que la misma radica, en que  un comerciante solo genera y es capaz de dar ganancias  producto de sus transacciones. En cambio un empresario, es capaz de emprender (EMPRENDEDOR) proyectos que generan rentabilidad en mediano y largo plazo.
   
    Antes de continuar con la lectura para descubrir esas características indispensables para ser empresario, se hace imperiosa la necesidad de que, se detenga unos instantes a responder las  siguientes interrogantes:

 

  • ¿Pertenece a la clase de personas que no puede trabajar para otra? No lo decimos en un sentido negativo, ya que ser empleado es una forma honrada y provechosa de obtener beneficios. Simplemente existe una diferencia de actitudes y aptitudes, que por sus características poseen algunas personas para ser empresarias, mientras que otras no, ya que prefieren la “seguridad” de un salario.
  • ¿Es de los que ven varios significados en el término estabilidad laboral? Existen personas que han permanecido con un solo empleador 25 o 30 años. Existen otras que no duran con un solo empleador tanto tiempo, sin embargo, van zanqueando durante años en búsqueda de mejores condiciones laborales. Su denominador común es que esto las hace sentir seguras. Pero, ¿Esto de verdad es seguridad? En una economía tan cambiante, la estabilidad laboral se está tornando efímera de forma alarmante.
  • ¿Sabe que no puede hacerlo sólo? Es posible que sea el mejor promoviendo su empresa. A lo mejor le encanta llevar las cuentas de la empresa. Igual es de los que monta su empresa basándose en su creatividad o sus conocimientos técnicos para crear un producto. Pero solo déjeme decirle, que difícilmente su empresa llegará a los niveles de excelencia, sin saber valorar el capital humano y el poder del trabajo en equipo.

   
    Llegado a este punto lo invito a reflexionar sobre si desea seguir con la lectura, ya que es posible que estas preguntas le confirmen que usted en realidad no nació para emprender una empresa o ser empresario.
   
    Sin importar que le motive a seguir con la lectura, deseo aclararle que lo que se dice a continuación es un resumen de años de estudios y análisis de empresarios exitosos y no tan exitosos, así que de verdad espero que lo aproveche.
   
    A continuación voy a describir las características que debe desarrollar toda persona que desee ser un empresario, le recuerdo que esto es producto de años de estudios y por ende tiene sus cimientos en la ciencia, por ello responsablemente lo insto a que antes de buscar capital económico para emprender un proyecto de empresa, centre sus esfuerzos y procure cultivar la búsqueda de los siguientes elementos intrínsecos (en usted):

 

  • Conocimiento de su verdadera y apasionada habilidad: Todos, absolutamente todos los seres humanos poseemos una habilidad especial, única y personalizada, capaz de ser explotada y dar estabilidad a su proyecto de empresa. Si su habilidad es el arte, desarrollar o emprender un proyecto alejado a esta habilidad, indudablemente no presentaría la solidez necesaria para explotar con éxito su proyecto.
  • Desarrollo del hábito férreo de mantener el entusiasmo: El entusiasmo es una característica común e indispensable dentro del mundo de los empresarios, ya que estos a pesar de las dificultades existentes, nunca desmayan en sus propósitos, manteniéndose siempre animados y aprovechándose en las situaciones menos favorables, de  las oportunidades que se presentan  para seguir creciendo.
  • Aprender de los errores: En el desarrollo de su planificación seguramente existirán pequeñas y dolorosas pérdidas, esto resulta muy normal en el complejo escalar de la cúspide del éxito, lo que no es normal, es que no aprenda de esos pequeños reveces. Lo que realmente lo llevará a la construcción de una empresa sólida, es aprender de los errores cometidos y sus consecuencias.

    Concluyo estas líneas primero pidiéndole mis más sinceras disculpas, si le pareció que fui algo rudo en el camino, su justificación radica en la autoevaluación necesaria para la reflexión final,  ¿TENGO LO QUE SE NECESITA PARA SER EMPRESARIO?

Msc. Jesús Soto
Consultor-Director
jesussoto@zomoz360.com
@jvsotom





Más artículos de Jesús Soto



Este artículo tiene una puntuación de  4.7  de un total de  13 votos  






Mars 360° Consultores - Rif J-31668619-1